Artículo de Kerry McDonald (original aquí). Traducción de Francesc Garcia Gonzalo.


Observar cómo aprenden los niños de forma natural, siguiendo sus propios intereses, es realmente asombroso.

Aprendizaje naturalNo debería serlo, por supuesto. No nos debería sorprender que dar a los niños libertad y autonomía, dejarles perseguir aquellas pasiones que más significan para ellos, conduzca a un aprendizaje profundo y duradero. Sin embargo, la Educación Autodirigida es tan rara en nuestra sociedad tan escolarizada que la mayoría de nosotros nunca llegamos a ver cómo aprenden los niños en ausencia de escuelas (incluyendo escuelas en casa). La Educación Autodirigida, o unschooling, poco tiene que ver con la escolarización, sea del tipo que sea.

En las últimas semanas, en nuestro hogar, el unschooling se traduce en que Jack (9 años) se pasa incontables horas haciendo clases de fotografía por internet. Empezó con Udemy, pero luego encontramos cursos aún mejores en Lynda.com, a los que tenemos acceso gratuito a través de nuestra biblioteca local (la tuya probablemente también lo ofrece).

El profesor de Lynda que más le gusta a mí me parece bastante aburrido. No sé cómo puede pasarse seis horas sentado oyendo a este tipo, pero a Jack le encanta. Lo escoge una y otra vez frente a los demás disponibles porque lo considera el que más sabe y porque le gusta su estilo. A cada cual lo suyo. Una Educación Autodirigida implica poder seleccionar tus propios cursos y profesores. Un maestro con el que yo no sintonizo puede funcionarle de maravilla a otra persona. La libertad de decidir qué aprendemos y de quién lo aprendemos es un principio fundamental del unschooling.

Aprendizaje natural

Jack – Vallas del vecindario

Recientemente el unschooling también implica ver a Jack devorando libros de fotografía, aprendiendo sobre ángulos, velocidad del obturador, luz y profundidad. O verlo practicando con su cámara, tomando varias fotos para luego editarlas, subirlas y compartirlas. También implica una conversación a fondo, y algunos correos electrónicos posteriores, con un adulto amigo nuestro para quien la fotografía es una afición que descubrió cuando tenía una edad similar a la que tiene ahora Jack.

Unschooling significa que leemos libros juntos y miramos un documental de la PBS sobre Ansel Adams, el famoso fotógrafo paisajístico del siglo XX. Por cierto, Ansel fue educado en casa después de que la escuela le dijera al padre de Ansel que el niño era hiperactivo y necesitaba mayor disciplina, porque era incapaz de prestar atención. El padre de Ansel discrepó, diciendo que lo que Ansel necesitaba era más libertad. Y se la dio. Eso fue en 1915, cuando Ansel tenía 12 años. En la actualidad, ¿qué etiqueta le pondrían a Ansel? y ¿qué medicamento le recetarían?

Ansel Adams escribió en su autobiografía:
“A menudo me maravillo de la valentía y fortaleza que tuvo mi padre al sacarme de la escuela convencional y proporcionarme estas extraordinarias experiencias educativas. Fue él sin duda quien puso mi vida en la buena dirección, pues, dada mi innata hiperactividad, mi vida podría haber sido confusa y catastrófica. Quien soy, y cómo he llegado a serlo, se remonta a esos años creciendo en nuestra casa en las dunas, impulsado ante todo por una llama interior que mi padre mantuvo viva con su ternura.”

Aprendizaje natural

Jack – Reflexiones

El unschooling lleva al intenso estudio de contenidos que son importantes para el niño. A través de esa intensidad libremente escogida, los niños adquieren sólidas habilidades lingüísticas y aritméticas. Estas habilidades no se memorizan y regurgitan para los exámenes de otros. Son habilidades que es esencial tener para aprender aquello que a uno le apasiona.

Cuando se saben responsables de su propia educación (cuando no son maestros ni padres ni otros quienes deciden lo que deben aprender y hacer), los niños se toman su auto-educación muy seriamente y la abordan con gran entusiasmo. Desde que nacen los niños están inclinados a educarse a sí mismos. Dicha inclinación no desaparece por sí sola, pero puede ser sofocada cuando se entrena a los niños a ser enseñados. Por ese motivo, si un niño ha sido escolarizado, puede hacer falta un largo periodo de “desescolarización” para que el niño reconecte con esos instintos autoeducativos. Como escribe John Holt en Educa a Los Tuyos: “En resumen, si le damos a los niños el tiempo suficiente, lo más libre posible de presiones destructivas externas, es probable que esos niños redescubran dentro suyo sus propias razones para hacer cosas que les merecen la pena” [1].

Presenciar el aprendizaje natural de los niños, y apoyarlos, ayudándoles a encontrar recursos relacionados con los intereses que les surgen, es una experiencia asombrosa y profundamente gratificante. Por otro lado, es inquietante pensar cuán fácilmente las tendencias naturales auto-educativas de los niños pueden ser debilitadas mediante la escolarización. El unschooling preserva estas poderosas capacidades naturales para el aprendizaje, otorgando a los niños el poder de determinar y dirigir su propia educación.


[1] Holt, John, and Farenga, Patrick. Teach Your Own: The John Holt Book of Homeschooling. New York: Da Capo Press, 2003, p. 99.


Aprendizaje naturalKerry McDonald escribe sobre política educativa y unschooling. Sus artículos han aparecido  en Forbes, Newsweek, NPR, Education Next, Natural Mother Magazine, FEE.org, e Intellectual Takeout, entre otros. Es licenciada en Economía por Bowdoin College y tiene un máster en políitica educativa por la Universidad de Harvard. Es cofundadora de AlternativesToSchool.com, y miembro de la junta directiva de la Alliance for Self-Directed Education. Kerry vive y aprende junto con su marido y sus cuatro hijos que nunca han ido a la escuela (edades 4 a 11) en Cambridge, Massachusetts, EE.UU.